Datos personales

SEVILLA, Spain
DOCTORA EN FISIOTERAPIA. UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

viernes, 26 de julio de 2013

CARTA AL DIRECTOR

ESTA CARTA LA ESCRIBÍ HACE ALGÚN TIEMPO PERO NO LA LLEGUÉ A PUBLICAR; MI BLOG PUEDE SER UN BUEN INSTRUMENTO PARA ELLO, PUES ENTIENDO QUE NO DEBE QUEDARSE EN EL TINTERO. 

Es una carta que responde a la del padre de una alumna que no entendió la intervención del Presidente de mi colegio profesional en el acto de Graduación de la primera promoción de graduados en Sevilla. 

Yo también estuve en el Acto de Graduación de la primera promoción de Graduados en Fisioterapia de la Universidad de Sevilla y soy profesora de esta universidad. Para defender el valor de la historia de nuestra profesión y el valor de determinadas personas que han trabajado y trabajan por seguir construyendo camino en la Fisioterapia, también, en estos tiempos que corren, creo que debo escribir esta carta. 

Siento la necesidad de responder a algunas cartas al director que, de forma poco inocente y nada constructiva, están poniendo en tela de juicio valores, para mí, fundamentales de nuestra profesión. Como aquella carta del padre de una alumna de Fisioterapia al que no le gustó la intervención del Presidente del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía en este acto de Graduación. Por cierto, si quieren escuchar este discurso, en este enlace lo tienen; a partir del minuto tres, el presidente de nuestro Colegio da una lección de historia de la Fisioterapia que no es otra cosa que EL REFLEJO DE LA HISTORIA VIVA DE UNA GRAN PROFESIÓN EN LA QUE ÉL HA PARTICIPADO ACTIVAMENTE. 

Pues bien, en este fabuloso acto de boato que es la Graduación de los nuevos fisioterapeutas, en este caso, de Sevilla, acto que tanto nos gusta a los que somos más defensores de la institución universitaria y de lo que ella representa, estuvo invitado el Presidente de mi colegio profesional; sí, un señor de pelo cano, piel curtida y alguna arruga que, sin duda alguna dista mucho de ser un hombre que aspire a leer tranquilamente el periódico en casa y descansar con su familia (que, por otro lado, merecido lo tendría). Y esos rasgos,  reflejo del paso del tiempo y de la vida, no son otra cosa que los signos de una larga e infatigable trayectoria dedicada, entre otras cosas, a la Fisioterapia. Conozco bien nuestra historia profesional y puedo afirmar con rotundidad que Miguel Villafaina es un referente de la Fisioterapia española contemporánea. Desgraciadamente, me da la impresión que  que algunas personas que estaban en el foro de este acto universitario al que hago referencia desconocen absolutamente los complejos y duros momentos por los que ha pasado nuestra profesión desde 1957 en este país y sí, personas como Miguel tuvieron que luchar, luchar literalmente, recibiendo incluso golpes,  para que hoy yo pueda permitirme el lujo de ser fisioterapeuta y profesora de esta universidad y para que la hija de aquel padre forme parte de la primera promoción de Graduados en Fisioterapia. Su talento, su esfuerzo, su tesón, su respeto, su capacidad de trabajo y su buen hacer en gestión hacen de Miguel una persona que hoy por hoy es irremplazable. 

Y como no podía ser de otra manera, la justicia da la razón al Presidente de nuestro Colegio y el juez ha archivado la causa que tenían interpuesta contra él porque ninguna falta había cometido ni ninguna prueba sostenía una malintencionada campaña en contra de su persona con, claro está, afán electoralista, como ya podemos comprobar a día de hoy.

Hay gente que prefiere ignorar los obstáculos que ha tenido que superar (y los que quedan) nuestra profesión, también  haciendo de lado el trabajo que tantas personas, entre las que se encuentra Miguel Villafaina, que ha impulsado la evolución de la Fisioterapia; y así, prefieren eliminar o  dañar los pilares de nuestra profesión, prefieren linchar y desprestigiar a quien se ha dejado los alientos por nosotros, prefieren, cualquier cosa, antes que sentarse a construir el futuro, que falta nos hace. Estoy convencida que todo esto tiene que ver con las elecciones que se aproximan, quizá detrás de esta campaña haya sabia nueva, no por ello honrada, que quiere arrebatar a destiempo y con artimañas lo que otros han ganado con esfuerzo y con entrega infinita. Gracias, Miguel.


Raquel Chillón Martínez 

No hay comentarios:

Publicar un comentario