Datos personales

SEVILLA, Spain
DOCTORA EN FISIOTERAPIA. UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

martes, 6 de agosto de 2013

¿Por qué permanecer callada cuando hay tanto que decir?



No es fácil afrontar el insomnio veraniego, sobre todo cuando te asaltan mil y un pensamientos, ideas, opiniones y, sin más, sales de la cama con los ojos como platos y con unas ganas enormes de escribir, de descargar en la pantalla, en el ordenador o en alguna parte, aquello que te brota de lo más profundo de tu ser y que no es otra cosa que tu más sincera y honda reflexión sobre lo que sea, sobre la vida, sobre la gente, sobre la muerte, sobre el futuro, sobre el presente. 

Desde luego, el silencio nos ayuda a pensar y, a mí, particularmente, el hecho de que no suele el teléfono es algo de vital importancia. Creo que tengo una ligera adicción a ese maléfico instrumento de comunicación que no hace otra cosa que crear ataduras, limitaciones y obsesiones; pero ahí está, formando parte de mi vida como una sanguijuela. Por eso, cuando son casi las dos de la mañana, sin teléfonos, en el silencio de la noche y sintiéndome animada, tranquila e inspirada,  me hago la pregunta que introduce esta entrada: 
¿por qué permanecer callada cuando muchos hablan?. 

Y es que, ese no es mi  estilo, soy una de esas personas a las que se las ve venir, una tauro jienense que suele dar su opinión sin tapujos, sin reservas y asumiendo las consecuencias de sus errores y, por qué no decirlo, a veces también, de sus aciertos. 

Creo que ya no es un secreto que desde hace unos meses formo parte del equipo que actualmente preside D. Miguel Villafaina en el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, equipo que, renovado en gran medida y "remozado" en sus personas e ideas, pretende seguir trabajando por la Fisioterapia en Andalucía cuatro años más. Sí, tenemos elecciones de aquí a unos meses; sí, seguro que serán muchos los comentarios que a todos/as nos lleguen por diferentes vías (twitter, facebook, mails, teléfono, etc.); sí, todos tenemos los mismos derechos de escuchar y ser escuchados y, por ello, cuando aún sin haber empezado ningún tipo de campaña electoral te llegan comentarios como los que yo he escuchado esta tarde, no puedo hacer otra cosa que mostrarme INDIGNADA Y TRISTE porque, parece ser que, vale más una mentira dicha muchas veces con la pretensión de que se convierta en verdad, que la verdad en sí misma. Y yo, al menos por ahora, no voy a entrar en guerras poco fértiles que no conducen a ninguna parte, pero sí voy a sucumbir al elogio hacia un hombre que, con la vida resuelta y una experiencia vital sin parangón, decide, por responsabilidad, finalizar el proyecto que en su mente visualizaba para la Fisioterapia y por el que empezó a trabajar ya hace algunas décadas. 

Los cambios vendrán, la renovación generacional también existirá, pero ahora NO ES TIEMPO DE EXPERIMENTOS  para la Fisioterapia española a nivel institucional. Necesitamos líderes conocidos y reconocidos en el ámbito institucional público y privado, personas emprendedoras con ideas que tengan acierto político y mente preclara para definir qué es lo que necesita la Fisioterapia hoy, personas con generosidad indudable que, teniéndolo todo y pudiendo dedicar su tiempo a otras mil cosas, deciden emplear sus energías, insomnios y esfuerzos para consolidar el futuro de los demás. 

Yo llevo bastante tiempo como colegiada, tengo el número 107, y he visto muchas cosas en todos estos años, seguramente en estos meses podamos hablar de muchas de ellas, si os apetece, pero hoy, en esta entrada, sólo quiero elogiar la figura de mi presidente actual al hilo del mensaje que un amigo me mandaba sobre la "cultura del elogio" y, es verdad, a veces nos ensañamos en dimes y diretes y se nos olvida aquello que nos hace más felices y, para mí, esta felicidad reside en este momento en decir la verdad y elogiar a quien, para mí y para muchos, ha hecho y hace tanto por uno de los amores de mi vida: mi profesión.  

Miguel Villafaina es una persona INTACHABLE, así lo dicen y lo piensan muchísimas personas, muchas de ellas ajenas al twitter, lejanas al facebook o distantes de grupos definidos, pero conscientes de que su desarrollo laboral, en gran medida, se ha visto influenciado para bien por figuras como la suya. Mi elogio personal va orientado a contaros que Miguel Villafaina es UN SEÑOR, un caballero, un hombre de los que quedan pocos y que, por encima de todo, ha defendido y defiende el VALOR DE LA INSTITUCIÓN COLEGIAL, un hombre que ha puesto en valor a todas las personas que han trabajado y trabajan con él, promocionando nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, disculpando las meteduras de pata y apostando por las ideas de todos. Un hombre demócrata que escucha de forma atenta, tomándose su tiempo, apuntando la mayoría de las cosas que todos le hacemos llegar en su mente, en su corazón o en su agenda; un hombre que denuncia el delito y la falta con los medios a su alcance para evitar que la Fisioterapia se vea salpicada, contaminada, dinamitada, ensuciada; un hombre transparente que otorga a su junta directiva y a su equipo autonomía en el trabajo diario y libertad en sus decisiones, un hombre sabio y prudente que no gestiona los recursos económicos de esta institución (materia tan delicada en los tiempos que corren) sino que deja que una empresa externa y un desarrollo profesionalizante de estas tareas hagan su trabajo, velando por los intereses de todos y la salud económica de esta institución;  un hombre que propone, que anima, que construye, que aporta, que es fuente inagotable de ideas, que no le tiembla el pulso para denunciar el cáncer de la profesión y que huye de tentaciones vanas para sus logros personales...al fin y al cabo, él ya lo ha conseguido todo, pero no escatima esfuerzos en poner escalones para que todos los demás los podamos ir subiendo. Al menos, así lo veo yo. 

Llegará el día en el que Miguel decida, por voluntad propia, no seguir en esta tarea tan delicada, a veces desagradecida y siempre dura de la gestión colegial, pero, hoy por hoy, ahí está, dando la batalla institucional para que la Fisioterapia esté donde se merece. 

De un tiempo a esta parte han aumentado significativamente mis seguidores en twitter, espero que no sea por este tema de las elecciones al Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía; pero si es así, puedo decirles a todos mis nuevos seguidores que voy a estar activa, como siempre, trabajando y luchando por lo que creo, con firmeza, con dignidad y con el convencimiento de que tengo la verdad de mi lado. ESTO ES LO QUE MÁS FELIZ ME HACE. 

Tengo mucho que aprender, y son muchas las piedras en el camino, pero cuando he tenido que pedir perdón, lo he hecho, y cuando he tenido que sacar "las garras" para protestar, reclamar o defender lo que creo por derecho, también lo he hecho igual. 

Esto de que a personas como a mí se nos vea venir es un problema...a veces, pero también es una virtud, otras tantas, principalmente porque no tengo que crearme perfiles falsos de facebook o twitter, no tengo que andar escondiéndome de nadie, no tengo que intentar "torear en todas las plazas" ni tengo que saludar a nadie con besos cual Judas. 

Lo tengo meridianamente claro, Miguel Villafaina es mi presidente y lucharé porque así sea cuatro años más. 

Nos quedan dos meses intensos por delante. Tengo ganas, fuerza, ilusión, motivación y entusiasmo por hablar, por contar, por llegar al que me quiera escuchar, por comentar aquello que sea de vuestro interés, por contestar lo que esté en mi mano y pueda saber y, sobre todo, por defender lo que creo que es mejor para la FISIOTERAPIA COMO PROFESIÓN en estos momentos. 

Disculpad si os he aburrido, seguro que otras entradas serán de mayor interés. Tengo tantas cosas en el tintero!!!!...pero...otro día será. . 





1 comentario:

  1. José Manuel

    Excelente entrada Raquel, creo que acercar la verdad es un acto valiente y un valor que debería perdurar. Como decía Comte "Sólo los buenos sentimientos pueden unirnos; el interés jamás ha forjado uniones duraderas" y eso es lo que emana de tu entrada y defines con muy buen criterio, el valor de nuestro Presidente

    ResponderEliminar